sábado, 29 de marzo de 2008

PADRAZO

Se encontraban varias parejas de diferentes edades en la casa de una de ellas. La cena fue amena entre comentarios superfluos, risas y platos típicos de ese lugar.-Algunas parejas no se conocían entre ellas y ya con las copas en la mesa, empezaron a interiorizar en sus trabajos, en sus vidas….
Emilio y Rosa llevan un restaurante y eran los patrones de la casa, Pedro es director de un banco y su mujer Pili trabaja en una tienda de muebles, Raquel y Antonio son los más jóvenes de grupo y son Guardias Civiles los dos, Alfonso y Marta trabajan en unos laboratorios, Juan Carlos y Carmen son directivos de una empresa familiar bastante importante por esa zona y Juan y Andrés trabajan como empresario y relaciones públicas en una discoteca de moda.
Todo trascurría a las mil maravillas hasta que Pedro en un tono bastante irónico, comenzó a relatar, dirigiéndose a Raquel y a Antonio, el incidente, que habían tenido días antes, su hijo de dieciséis años y unos amigos, con una pareja de Guardias Civiles de paisano, criticando la actitud de los Agentes, por haberles parado, identificado y denunciado por llevar unos gramitos de coca, por supuesto de alguno de los amigos de su hijo, terminando su historia con un…”no se podrían dedicar a coger a los grandes traficantes de drogas y dejar de dar por culo a los pobres chavalillos…”

3 comentarios:

Ízaro dijo...

Por favo9r, cambia el titulo del articulo; puede que se lo crea el INDIVIDUO

NANA dijo...

...a que es impresionante que un padre diga algo así?? nos quedamos a cuadros!!

EVA dijo...

No hay más ciego que el que no quiere ver. Y encima, si esos chavalillos van a más será culpa de la sociedad. Así vamos.
Un besote.