martes, 22 de abril de 2008

COMPAÑEROS


La empresa donde trabajo ha sido de toda la vida una empresa de hombres, de hecho estoy yo sola trabajando junto con catorce hombres.-
Yo supongo que muchas mujeres en la misma situación mía pensará lo contrario, pero en mi caso, me siento súper unida a mis compañeros, que en muchos de los casos son mis “amigos”.-
Hace dieciocho años, había doscientas mujeres en toda España, ahora, habrá unas dos mil más o menos; yo soy de las más antiguas y eso me ha dado la oportunidad de ver esta empresa en su adaptación hacia la mujer.-
Mis niños, como yo los llamo, son muchas veces..eso , niños, chavales que tienen menos conocimiento que mis propios hijos, pero son valientes, nobles y son sobre todo mis compañeros.-
Supongo que con los años he aprendido mucho de ellos, me han enseñado a ser más objetiva, más sincera, más tolerante, a reconocer mis defectos, que no son pocos, mis virtudes... pero sobre todo me han enseñado a conocer el concepto de compañerismo.-Teniendo en cuenta que mi trabajo no es un trabajo “normal”, puesto que nos jugamos la vida en muchas ocasiones ...es muy de agradecer lo agradable y ameno que me hacen el día a día.-


Porque son increíbles y los admiro profundamente, quiero hacerles este pequeño homenaje con todo mi cariño y sobre todo a los que se quedaron en el camino...va por ti Raúl!!!.-

10 comentarios:

Ricardo Colomer dijo...

Desde aquí, me descubro ante todos ellos. Gracias.

Un besazo Nana

Hache dijo...

Qué bonita dedicatoria y qué bien suena lo que cuentas. Yo he sentido algo parecido (sin jugarme la vida) con mis antiguos compañeros y es así ... llegué a llamar a alguno "mi niño" ...

Qué suerte tenéis (ellos por tenerte, tú por tenerlos). Cuidadlo!!!

EVA dijo...

Yo trabajé durante más de 10 años formando parte de un equipo comercial de 23 hombres y una sola mujer, yo. Jamás en la vida he vuelto a trabajar mejor que entonces. No tenía que preocuparme si la falda no pegaba con la camiseta, si el tono del pintalabios no estaba de moda... Nunca hubo envidias, malos rollos, critiqueos, rivalidades... todos eramos un equipo y al ser la única chica he de decir que me tenían muy mimada. Me iba a comer con ellos, salíamos de copas, ibamos al gimnasio... incluso algún viernes nos habíamos escaqueado dos o tres yendonos a Gerona a la casa de uno de ellos a bañarnos en la piscina y comernos una paella. El resto lo sabía y nunca nadie se enteró porque todos nos cubríamos las espaldas cuando era necesario.
No me quiero imaginar todo esto si hubiera trabajado con mujeres.
Hoy somos cuatros chicas en mi departamento y no hay día que no haya una discusión, un critiqueo, una envidia.
Si es que las mujeres somos malas, pero muy malas, eh? somos como gallinas queriendo controlar el gallinero y no sabes la envidia que me dan los hombres por esa parte. Son tan sencillos que son hasta normales!!!
Un beso verde (sin mal pensar, eh?)

hawkeye dijo...

Bonito post y bonita dedicatoria a tus compañeros, dice mucho de tí!!! Que sigais tan unidos por mucho tiempo más! Besos.

Camy dijo...

Pues para todos felicidades y para ti por tener buenos compañeros. Una suerte.

KUKA dijo...

¡qué envidia!.(sana,claro). yo he estado trabajando con 11 hombres, cada cual más capullo e irreverente, por lo que te felicito a tí y a tus compañeros.

iuris dijo...

hola nana, aunque entro una vez por semana para leer tus lineas, es la primera vez que participo en tu pagina, me encanta como escribes y sobre todo los ingredientes que utilizas para hacerlo. Pasión, entusiasmo,emocion, y en este post reconocimiento. Felicidades

Natacha dijo...

Es un privilegio trabajar con buena gente... te felicito y sobre todo a ellos por tener una compañera como tú. No sé en qué trabajas pero sea lo que sea, estoy segura de que lo harás bien, eres un crack, guapa
Natacha.

lanobil, dijo...

Raúl estará orgulloso de ti. Y alabo tu armónica existencia.
Un saludo y espero que puedas visitarme.

d2 dijo...

A veces siento que voy siempre en dirección contraria… Nana, si piensas que catorce compañeros son increíbles, los admiras profundamente, y quieres hacerle un homenaje… La excepcional eres tú, y ellos los afortunados. Chapó. Una pena no usar sobrero para descubrirme ante ti.